fbpx

MADRID

915357612

Calle de Velázquez, 146 | 28006 | Madrid

Cavitación con ultrasonido

Remodela tu silueta sin pasar por el quirófano y con resultados desde la primera sesión

Precio cavitación

1 sesión: 60 €
5 sesiones: 250 €

Pide tu cita gratis








    NoSi

    Disponible para financiaciones superiores a 1.000€








    Responsable:CLINICA FERNANDEZ-VILLAR, S.L. - Finalidad: Dar respuesta a las consultas y/o gestión de citas. - Legitimación: Consentimiento del interesado. - Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal - Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional - Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en el Aviso Legal y Política de Privacidad.


    He leído y acepto la Política de privacidad


    Image module

    Detalles de cavitación

    • Tiempo tratamiento: 40-60 minutos
    • Hospitalización: no requiere
    • Recuperación: inmediata
    • Resultados: 24 horas

    Todo incluido

    • 1ª valoración
    • Breve historial médico
    • Sesiones de cavitación

    Más información

    El punto fuerte de la cavitación con ultrasonido es que llega al tipo de grasa localizada entre tejidos y es difícil de rebajar con dietas. Se trata, por tanto, de un gran método para el adelgazamiento y la lipoescultura sin cirugía.

    Básicamente se aplica en las zonas corporales por cómo se ha diseñado la tecnología. Sus cabezales suelen abarcar zonas de 50 cm y están especialmente indicados para abdomen, cintura y muslos. En dichas zonas se consigue una eliminación de grasa localizada bastante considerable y el consiguiente descenso en la talla de ropa.

    También es común la aplicación sobre brazos, espalda o pantorrillas. Zonas que suelen producir ciertas incomodidades en las mujeres cuando la grasa se localiza en ellas sin remedio.

    El funcionamiento de la cavitación como tal es un proceso físico que se produce al propagarse el sonido (ultrasonido, en realidad) a través de un líquido formando ondas. Estas son tan poderosas que provocan la separación de las moléculas, creando cavidades o pequeñas burbujas.

    Dichas microburbujas crecen hasta llegar a la membrana de la célula grasa que se abre y extrae el contenido lipídico, sin dañar a los tejidos cercanos. Esa grasa es desechada a través del drenaje y el propio proceso metabólico del cuerpo, además de una dieta y ciertos ejercicios para el quemado y reafirmación del tejido. La presoterapia es clave en esta parte del proceso.

    Básicamente hablamos de pequeños disparos de ondas sobre nuestro cuerpo que están perfectamente dirigidos y focalizados para eliminar la grasa de cierta zona.

    El número de sesiones dependerá del estado de la zona a tratar; lo recomendable es realizarse entre 5 y 7 sesiones. Para conseguir los mejores resultados se suelen necesitar entre 10 y 15 sesiones, pero por supuesto cada cuerpo es un mundo y responden de un modo u otro. Lo cierto es que desde la primera sesión podrás ver cómo mejora tu piel.

    En ocasiones será suficiente con menos tratamientos y en otras se precisarán más.

    La duración es variable, depende la forma de vida de las personas, si realizan actividad física, dieta equilibrada, etc. Se requieren mantenimientos mensuales o bimensuales, según el tipo de paciente.

    Además, si el paciente también padece sobrepeso, será necesario combinar el tratamiento con una dieta que permita perder esos kilos de más. Por eso, es importante contar con profesionales expertos que puedan pautar ambos tratamientos. De esta forma, terminarás consiguiendo los resultados que estás buscando.

    Previamente al tratamiento hay que realizar un perfil graso, bajar la ingesta de alimentos ricos en grasa y en hidratos de carbono, beber suficiente líquido antes y sobre todo después del tratamiento.

    Después de la sesión también deberás realizar algún de ejercicio físico moderado para ayudar a eliminar la grasa.

    No deben someterse a este tratamiento pacientes con enfermedades graves, cáncer, enfermedades autoinmunes, sobre todo del tejido conectivo y embarazadas o en mujeres en periodo de lactancia.

    No se recomienda este tratamiento a pacientes con sobrepeso que no realicen una dieta o realicen algún tipo de ejercicio.

    ¿Estás a dieta y no consigues los resultados que habías esperado? No nos referimos a bajar de peso, que si el régimen es el adecuado y no tienes problemas de salud, lo acabarás consiguiendo. Hablamos de eliminar la grasa localizada en ciertas zonas del cuerpo. Tenemos que darte una mala noticia: en algunos casos ni la alimentación ni el ejercicio físico lograrán terminar con esos depósitos de grasa. Sin embargo, también tenemos una buena noticia: hay tratamientos específicos que sí te ayudarán. En las siguientes líneas te invitamos a conocer uno de ellos, la cavitación con ultrasonido.

    ¿Qué es la cavitación?

    La cavitación es un tratamiento que consiste en aplicar ultrasonidos de baja frecuencia en ciertas zonas donde se acumula la grasa. Provoca unas burbujas que provocan que las células adiposas se destruyan y se convierten en un líquido llamado diglicérido, que después se elimina por medio del sudor y de la orina.

    Las sesiones de cavitación duran unos 30 minutos y se recomienda combinarlas con otras de presoterapia para eliminar mejor la grasa. Es un tratamiento indoloro, ya que los ultrasonidos se aplican en la piel por medio de un cabezal y utilizando un gel como conductor.

    ¿Para qué sirve la cavitación?

    Como ya hemos comentado, una de las aplicaciones de la cavitación es terminar con la grasa localizada en ciertas zonas del cuerpo. Además, también tiene todos estos beneficios:

    • Rejuvenece la piel de la zona.
    • Devuelve la firmeza y la elasticidad a la piel.
    • Aumenta la producción de colágeno.
    • Combate la celulitis.
    • Ayuda a eliminar toxinas y líquidos si se combina con el drenaje linfático.
    • Mejora la circulación sanguínea.

    ¿Qué recomendaciones se deben seguir para someterse a un tratamiento de cavitación?

    En primer lugar, el médico evaluará tu estado de salud para conocer si el tratamiento es apto para tus circunstancias. Aunque en principio es válido para casi todas las personas, las mujeres embarazadas o lactantes y quienes padecen ciertas enfermedades renales o hepáticas deben abstenerse. Tampoco se recomienda si se tienen lesiones cutáneas en la zona.

    Además, es bueno beber bastante agua los días que tienes el tratamiento para eliminar mejor la grasa. Como ya sabes, se recomienda combinar este tratamiento con otros de drenaje linfático.

    Lo más importante es que si quieres que la cavitación sea realmente eficaz, debes ponerte en manos de profesionales expertos. Así que, pide ya tu cita con nuestro equipo y te mostraremos todo lo que puedes conseguir con este tratamiento.